Aunque aún no son muchos los expertos que se lanzan a hacer pronósticos sobre la economía en el 2020, el centro de pensamiento Fedesarrollo, uno de los más famosos del país, hizo el suyo y establece tres escenarios que podrá encontrar a continuación.

Según Luis Fernando Mejía, director de Fedesarrollo, mientras en diciembre del 2019 la expectativa de crecimiento que se tenía era de 3,5 % para este año, tras el fuerte choque que está provocando el coronavirus, combinado con el precio del petróleo a la baja, en un escenario optimista la economía del país podría crecer en 2,3 %.

Entre tanto, en un escenario medio, la expansión no sobrepasaría el 1,2 %, y, en el peor de los casos, es decir, en el escenario pesimista, habría una fuerte desaceleración de la actividad económica (-0,4 %).

Según Fedesarrollo,  si bien “es difícil cuantificar con certeza los impactos que estos hechos puedan tener sobre la economía colombiana, pues esto dependerá en gran medida de la magnitud y de la prolongación de estos en el tiempo”, exponen sus argumentos.

Es así como lo más claro en la actualidad es que, “tanto la covid-19, como el desplome de los precios del petróleo, generan choques de oferta y de demanda y representan un riesgo para el crecimiento económico del país”.

 El desempleo se ubicaría en 13,3 % en un escenario optimista; mientras que en uno medio ascendería a 15,4 % y, en el más pesimista de los casos, esta variable llegaría a 19,5 %

Fedesarrollo espera que “los dos choques afecten el consumo de los hogares, reduciendo su crecimiento a 1,0 % real anual en el escenario medio (3,5 puntos porcentuales-pps por debajo del escenario que teníamos en Prospectiva inicialmente (4,5 %))”.

Además, “las variables comerciales también se verían afectadas negativamente. En el escenario medio, las exportaciones exhibirían una contracción de -5,5 % (resultado 8,8 pps por debajo del escenario en Prospectiva -3,3 %-), obedeciendo a una desaceleración de las exportaciones de petróleo”.

A esto se le sumaría la fuerte depreciación del peso frente al dólar, lo que, según Fedesarrollo, llevaría a la baja las importaciones.

“En línea con la desaceleración de las importaciones y la depreciación de la tasa de cambio, la importación de maquinaria y equipo también se vería afectada, dinámica que restaría al crecimiento de la inversión”.

Entre tanto, en el escenario optimista, “el crecimiento de las exportaciones y las importaciones sería negativo (-2,7 % y -6,1 % respectivamente), mientras que en el pesimista podría observarse una contracción cercana al 9,1 % y 10,5 % respectivamente”.

Lo que podría pasar con el desempleo

De acuerdo con lo establecido por Fedesarrollo, “es claro que con el confinamiento para contener la propagación del Covid-19, la actividad productiva se ha estancado en algunos sectores, afectando principalmente a las actividades asociadas al comercio de bienes y servicios, el turismo y las industrias”.

Los expertos vaticinan también sobre el desempleo.

“Tal como lo hemos reiterado desde Fedesarrollo en diferentes espacios, para que el incremento de la tasa de desempleo empiece a ceder y revierta la tendencia creciente que se observa desde 2016, es necesario crecer a tasas superiores del 3,8 %”.

La realidad hoy es otra. El mismo Gobierno esperaba una onda expansiva de la economía en este año, pero, en vista del fuerte choque externo sobre todos los países, en Colombia, reducir el desempleo “no sería posible este año”, señala Fedesarrollo.

Por el contrario, este centro de pensamiento estima que “se observaría un deterioro en las cifras de mercado laboral, teniendo en cuenta el menor crecimiento dados los choques externos”.

Desde esa perspectiva, el desempleo se ubicaría en 13,3 % en un escenario optimista; mientras que en uno medio ascendería a 15,4 % y, en el más pesimista de los casos, esta variable llegaría a 19,5 %.

ECONOMÍA Y NEGOCIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *