Antes y después del coronavirus. Esta realidad también aplicarà para el desempleo en Colombia, cuyo último dato, el de febrero, estaba dentro de la tendencia sostenida al alza que ha tenido la desocupaciòn desde el 2015, pero que ya no podrà volver a ser comparable.

En el total nacional, en febrero, la tasa alcanzó el 12,2 por ciento, cifra que no se tenía desde el segundo mes del 2011, cuando se había ubicado en 12,6 por ciento.

En igual mes del año pasado, la desocupación rondaba el 11,8 por ciento, mientras que en las 13 principales ciudades, es decir, donde se concentra la mayor parte del mercado laboral del país, sucedió lo contrario: estaba en 12,4 por ciento en el 2019 y bajó a 11,5 en febrero de 2020.

Para el director del Dane, Juan Daniel Oviedo, el panorama del empleo venía mejorando en estas ciudades, pero ellas son ahora las principales candidatas a un deterioro más visible del mercado laboral por cuenta del confinamiento provocado por el coronavirus.

Y es que los sectores que precisamente se venían recuperando en las grandes capitales: construcción, manufactura, alojamiento y restaurantes, y comercio minoristas fueron los primeros que bajaron su ritmo en medio de la coyuntura.

(Le puede interesar: ¿Podría soportar la economía colombiana un encierro más prolongado?)

En general, en febrero de 2020, la población ocupada en el país totalizó los 22 millones de personas, 65.000 personas menos con respecto al mismo mes de 2019, mientras que el número de desocupados subió en 101.000, para un total de 3,04 millones de colombianos en esta condición durante febrero.

Cuando esto sucede, muchos analistas estiman que se crean puestos de trabajo, pero el nùmero de personas que sale a buscar un ‘enganche’ es mucho mayor, lo que hace que el mercado no alcance a absorberlos.

Entre tanto, en las 13 ciudades y áreas metropolitanas la población ocupada se incrementó en 266.000 personas.

Construcción ya se venìa moviendo

Si se mira por sectores, de acuerdo con Oviedo, en el que más aumentó la población ocupada en febrero fue en construcción, con 209.000 personas; en servicios públicos, con 163.000, y en alojamiento y servicios de comida, con 115.000 individuos, mientras que donde más cayó la población ocupada fue en comercio y reparación de vehículos, con 255.000 personas.

En el sector agrícola y ganadero hubo 218.000 personas, y en las entidades públicas, educación y salud, con 57.000 personas más sin empleo.

(Lea también: Fenalco plantea acuerdos colectivos para bajar salarios temporalmente)

El resultado del desempleo en febrero, para los analistas económicos del Grupo Bancolombia, ratifica que “sigue siendo válida la tesis de un cambio estructural en el mercado laboral”.

Para los expertos también es claro el contraste entre la dinámica positiva de las principales urbes del país y el deterioro en el empleo en las zonas menos pobladas, lo que confirma que el mercado laboral venía en recuperación.

Ahora, para los economistas de Bancolombia también es claro que hacia adelante, el panorama laboral, dentro del cual, algunas empresas se han visto abocadas a los despidos, plantea un nuevo desafío.

“Es de esperar un deterioro en las tendencias del mercado laboral ante las medidas adoptadas para contener el avance del coronavirus. Si bien es de esperar una reducción en la participación laboral, esperaríamos un importante incremento en el desempleo durante el segundo trimestre de 2020”, indicaron los analistas.

Otros resultados

Según las estadísticas del Dane, durante febrero persistió el alto nivel de desempleo que ha tenido Quibdó, que de nuevo se ubicó en el primer lugar con la mayor cifra: 20,6 por ciento.

Ibagué fue la segunda ciudad con más desempleo: 18,8 por ciento, mientras que Cúcuta, donde se estima que hay un alto flujo de migrantes venezolanos, la desocupación fue de 18,1 por ciento.

(Además lea: Devolución del IVA arranca este martes con un millón de familias)

El contraste lo puso Barranquilla, que se ubicó entre las dos ciudades con desempleo de un solo dígito: 8,9 por ciento (la otra fue Cartagena, con 9,1 por ciento). En cuanto a la capital del país, en febrero tuvo una cifra de 10,8 por ciento, lo que constituyó un mejor escenario en comparación con igual periodo del año anterior.

Es clave resaltar también que la situación laboral de la mujer sigue estando en desventaja en comparación con la del hombre. Es más, en el segundo mes de este año, el panorama laboral para la población femenina empeoró, al pasar de una tasa de desocupación del 15,4 por ciento en 2019 a 16,5 por ciento en esta oportunidad. Esto, en comparación con el desempleo masculino, que se redujo de 9,2 por ciento en el año anterior a 9 por ciento ahora.

Vale la pena pasar revista también al desempleo juvenil, pues en esta franja se han expedido leyes que intentan darles oportunidades laborales a los jóvenes.
Esta estadística la lleva el Dane por trimestres. Es así como, entre diciembre de 2020 y febrero de 2019, la juventud colombiana que estaba en condición de desempleo era del 18,9 por ciento de esa franja poblacional. En igual trimestre (hasta febrero de 2020), la cifra disminuyó ligeramente a 18,7 por ciento.

Por último, hay que abordar también otro aspecto que para los analistas debe ser puesto en el visor: el empleo cuenta propia –en el cual puede haber empleados con altos ingresos, otros con precariedad; unos con aseguramiento y otros desamparados–, que sigue siendo mayoritario.

Junto con el empleo de obrero o empleado particular, las dos ocupaciones son el 82,2 por ciento del empleo en el trimestre diciembre-febrero. Hacia adelante, la expectativa es total, pues el aislamiento preventivo tendrá efectos en sectores de alta contratación de mano de obra. La recesión económica se verá muy fuerte en el empleo.

REDACCIÓN ECONOMÍA y NEGOCIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *