Un jugador no identificado de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL) demandó a la línea aérea United Airlines, alegando que fue acosado, agredido y violado sexualmente por una pasajera en un vuelo que realizó el pasado febrero desde Los Ángeles a Newark, y que la aerolínea no respondió adecuadamente a las quejas que presentó mientras volaban.

La demanda civil, presentada esta semana en la Corte Superior del Condado de Los Ángeles, busca daños legales y punitivos no especificados de la aerolínea.

(Lea también: ¡Dopado! UCI sanciona con máxima severidad a Pantano)

De acuerdo con la demanda, el jugador y otro pasajero en la misma fila presentaron cuatro quejas a las azafatas de que la mujer estaba haciendo “avances sexuales no deseados” antes de ser trasladada a un asiento diferente.

Los dos hombres están demandando a la aerolínea, según el documento legal, porque United se negó a darles el nombre de la mujer, de las azafatas y de posibles testigos, y porque la línea aérea no siguió las políticas para responder al acoso sexual y la agresión.

Según la demanda, los hombres alertaron primero a las azafatas de que la mujer era conflictiva y beligerante y parecía estar intoxicada. Notificaron a las azafatas nuevamente cuando la mujer hizo avances sexuales hacia el jugador de la NFL, masajeando sus rodillas y muslos.

En la demanda se indica que después de más de una hora de vuelo, los avances de la mujer se intensificaron y que ella presuntamente tocó al jugador. Los auxiliares de vuelo fueron nuevamente notificadas. La mujer continuó sus avances, dice la demanda, quitándose la máscara protectora que llevaba y agarrando los genitales de jugador.

En ese momento, el jugador saltó de su asiento y se quejó frente al avión entero de que la mujer lo estaba tocando. El jugador fue a la parte trasera del avión y nuevamente notificó a una azafata.

(Le puede interesar: Equipos del fútbol se reunirán con el expresidente Álvaro Uribe)

Fue entonces cuando la mujer fue retirada de la fila, según la demanda, que alega que el hecho de que United no tenga o haga cumplir políticas y procedimientos adecuados para la prevención y respuesta a las agresiones sexuales en vuelo es una violación de su deber de proteger y cuidar a sus pasajeros.

EFE