“Debemos reconocer el impacto económico producido por la cuarentena, pero no se puede transformar en presión desesperada sobre los mandatarios locales y nacionales para que efectúen una transición a medidas menos estrictas. No permita que el 26 de mayo se abra Quito para ejecutar los planes pilotos, privilegie la vida de los quiteños, ya tendremos tiempo y manos vivas para ‘reactivar la economía’, no permita que los hospitales, las unidades de cuidados intensivos y las funerarias se desborden”. Eso le dicen más de cien médicos, investigadores, salubristas, epidemiólogos y docentes de Quito; también sociedades científicas y asociaciones gremiales como la Federación Médica Ecuatoriana, el Colegio Médico de Pichincha, la Fundación de Enfermedades Raras del Ecuador.

Con la fecha de hoy, viernes 22 de mayo del 2020, estos profesionales de la salud le envían una carta al alcalde de Quito, Jorge Yunda. Le dicen, además, que “hoy todavía el resultado de la evaluación riesgo/beneficio está a favor de la vida, recuerde que los dólares por muchos que sean, no serán suficientes para olvidar a los muertos, no permita que tengamos estadísticas lamentables. Mucho tiempo hemos pasado en cuarentena, no podemos desmayar, ni echar al cesto de basura todo lo caminado, perdiendo los esfuerzos y los sacrificios hechos hasta ahora”.

“Por el contrario, cambiemos los ‘compromisos entre Municipio, Gobierno y empresarios’ por la corresponsabilidad con la ciudadanía impulsada por usted, estimulemos la educación de la comunidad, hagamos que las medidas de higiene y protección se conviertan en parte fundamental de nuestros hábitos diarios, mejoremos la calidad de información, hagamos que lo que tenemos que informar sea relevante, veraz, que se presente en el momento oportuno y en el formato adecuado. Exija señor Alcalde que se considere a la pandemia como un problema técnico, que debe ser resuelto en ese mismo escenario, por la técnica, la ciencia y la evidencia. La Constitución de la República garantiza la salud como un derecho, y debe ser ejecutada por todos: mandatarios y mandantes; cumpla y haga cumplir cada una de las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud para levantar pausada y paulatinamente las restricciones hasta hoy vigentes, solicite las evidencias de que la transmisión del virus está controlada; que se incrementen las capacidades del Sistema Nacional de Salud para diagnosticar y manejar los casos y rastrear sus contactos; que se minimicen los riesgos de brote en centros de salud y hogares de ancianos”.

En su carta, los médicos, rectores universitarios y dirigentes de colegios y asociaciones médicas de Pichincha, piden más explicaciones sobre declaraciones del ministro de Salud, Juan Carlos Zevallos, quien dijo: “…Si yo fuera alcalde ya hubiera abierto Quito, la gente ya salió, ya se contaminó…”. Esto porque afirmó que el 22% de la población de la capital ya estaba contaminada. “Sin embargo, no dio detalles del estudio epidemiológico realizado hace tres semanas. Al respecto, todos los quiteños y más que nada, las universidades desean conocer, cuál fue el objetivo del estudio, cuál la población del estudio, cuál fue la muestra, cómo se calculó, cómo se seleccionó a la población, qué pruebas se realizaron, qué valores predictivos tuvieron dichas pruebas, en qué laboratorio”.

Los médicos le dicen al alcalde Jorge Yunda que si según el ministro Zevallos, “hace tres semanas, el 22 % de la población estaba infectada, y bajo el supuesto de que la población estudiada eran los quiteños, resulta que en números absolutos 1 038 738 de personas estarían actualmente infectadas, este número es elevadísimo, porque si consideramos que el 15 % de infectados requieren hospitalización, entonces el sistema hospitalario estaría desbordado, las UCI estarían también colapsadas, y la mortalidad global (1 %) sería de 10 387 quiteños. Y nos parece que esto no es precisamente así. Lo que en cambio sí está claro, es que el número de muertes por covid-19, en Pichincha, se duplicó en los últimos siete días”.

Los firmantes de la carta, entre ellos epidemiólogos, señalan: “suponemos, que el señor Ministro de Salud quería decir que muchos son los contaminados y con este dato argumentar a favor de la hipotética y no evidenciada ‘inmunidad de rebaño’, concepto manejado por nuestros ‘nuevos expertos’ para motivar a todos a volver al trabajo y mover la economía. ¡Cuidado! decenas de miles podrían morir, si se intenta alcanzar la ‘inmunidad de rebaño’ practicando el contagio social sin vacunas, es decir intentando volver a realidades pasadas y a libertades extremas”.

Hasta este 22 de mayo del 2020 hay 35 828 casos confirmados de covid-19, 44 279 descartados, de un total de 104 330 pruebas realizadas. En Pichincha y mayoritariamente en Quito, hay 3 201 personas contagiadas (el 11,9% del total).

MÁS SOBRE LA EMERGENCIA SANITARIA

Noticias

Medidas de protección

Mapa de infectados

Glosario