La Universidad de Oxford anunció el viernes que incluirá a niños y ancianos entre los más de 10.000 voluntarios que empezó a reclutar para la segunda fase de ensayos clínicos en humanos de su vacuna contra el coronavirus.

El rango de edad de las personas a las que se les administrará la vacuna en prueba se amplía así respecto a la primera fase, para incluir a los grupos de 56-69 años, personas de más de 70 años y de entre 5 y 12 años, anunció el centro.

(Lea también: EE. UU. ordena 300 millones de dosis de posible vacuna del coronavirus)

“Los investigadores evaluarán la respuesta inmunológica a la vacuna en personas de diferentes edades, para averiguar si existe una variación en la respuesta del sistema inmunológico en personas mayores o niños”, explicó en un comunicado.

(Le puede interesar: Nuevo brote en China muestra que el virus podría estar cambiando)

La reputada universidad, situada en el centro de Inglaterra, inició en abril la primera fase de ensayos clínicos, con voluntarios sanos de entre 18 y 55 años, en la que se administraron más de 1.000 vacunas y cuyo seguimiento está en curso.

“Los estudios clínicos están progresando muy bien”, afirmó Andrew Pollard, jefe del grupo de vacunas de Oxford, citado en un comunicado. “Ahora estamos iniciando estudios para evaluar qué tan bien la vacuna induce respuestas inmunes en las personas mayores, y para probar si puede proporcionar protección a la población en general”, agregó. 

Pollard afirmó sin embargo a la radio BBC que “no es posible predecir” cuándo podría estar lista la potencial vacuna. “Es muy difícil saber exactamente cuándo tendremos pruebas de que funciona”, afirmó.

(Lea también: Maduro acusa a Colombia de planear contagiar a venezolanos de covid-19)

Oxford optó por acelerar un proceso que normalmente lleva año y medio como mínimo, iniciando cada fase de ensayos sin esperar al término de la precedente.

La universidad y el gigante farmacéutico británico AstraZeneca firmaron un acuerdo que, si se confirma la eficacia de la vacuna, podría permitir fabricar entre 30 millones y 100 millones de dosis en el Reino Unido para septiembre.

Ante la urgencia de encontrar una vacuna contra el covid-19, Oxford optó por acelerar un proceso que normalmente lleva año y medio como mínimo, iniciando cada fase de ensayos sin esperar al término de la precedente.

La tercera fase, cuya fecha de inicio se desconoce, buscará cómo funciona la vacuna “en un gran número de personas mayores de 18 años”. Este proyecto es uno de los ocho en todo el mundo que iniciaron los ensayos clínicos, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), que contabiliza un total de 118 proyectos.

AFP