Hace ocho años se vinculó a Carneras UPS casi por casualidad. Hoy es uno de los entrenadores que más ha trabajado por el fútbol femenino de Cuenca y en el país.

“Fui mediocampista de Deportivo Cuenca y del Azogues. Me retiré y por ocho año conformé la selección nacional de rugby”, relata como anécdota. Y luego apareció el desafío de iniciar el proyecto de la Universidad Politécnica Salesiana (UPS) de Cuenca de formar el equipo de fútbol femenino.

Aceptó el desafío porque le pidieron las autoridades de la UPS y las chicas. Retornó al ámbito futbolístico porque tiene como un gran consejero, Paúl Vélez, el actual entrenador de Macará, y a quien conoció cuando lo dirigió en el Deportivo Cuenca.

También recordó los consejos y métodos ‘exigentes’ de trabajo de Carlos Sevilla, a quien lo conoció en el Deportivo Azogues. “Paúl es un gran formador de futbolistas me ha dado muchos consejos”.

Ingresó a estudiar para lograr su título de entrenador de fútbol y poder dirigir a UPS Carneras en los eventos organizados por la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF). “En estos ocho años he conocido y compartido las vulneraciones que sufren las futbolistas”, dice Méndez. Y recuerda el caso de dos jugadoras –que prefirió resguardar sus nombres- que no quisieron volver a entrenarse, porque en el último partido que jugaron le gritaron.
“Tuvimos que ir a sus casas a conversar con ellas y con su familia para que retornará a los entrenamientos”.

Abrió fichas de cada jugadora para registrar las fechas de sus períodos menstruales. “Es un período sensible donde hay que tener un trato especial. Ese conocimiento nos ha dado buenos resultados”.

Un ámbito en el que hace énfasis es en el trato diario de su cuerpo técnico con las jugadoras. “Es un tema delicado para ellas y para nosotros, pero sobre todo está el profesionalismo. Al hablar con ellas hay que emplear las palabras precisas, sin ofensas”.

Y tocó el de los acosos a las chicas como sucedió hace un año en la Selección Nacional y el entrenador fue denunciado ante la Fiscalía. “Los vínculos con las jugadoras están basados en el respeto. Es un tema que lo hablamos con las chicas”.

Por ello, cuando Fernanda Vásconez, María José Benítez y Mayta Vásconez le invitaron a formar parte de Unidos por el Fútbol Femenino aceptó sin pensarlo dos veces.

“El año pasado, cuando pedíamos la inclusión para disputar la Superliga femenina, dirigentes de la Federación Ecuatoriana de Fútbol nos dijeron que para qué si nos iban a golear”. El equipo no solo que jugó sino que llegó a los octavos de final, una posición a la que no llegaron equipos de la LigaPro.

El respaldo al fútbol
Le molesta la posición que dirigentes de los clubes masculinos se sientan obligados por reglamentación a conformar los equipos femeninos. “Así ven como un gasto y no como una inversión, como un proyecto del que pueden sacar réditos”, agrega el DT.

Unidos por el Fútbol Femenino, quiere unir a los gestores de este ámbito del balompié, y presentarse como una sola posición ante la FEF y la sociedad. El objetivo es fortalecer al fútbol femenino en su conjunto y no solo en lo inmediato.

“La Superliga no solo implica que las chicas tengan la oportunidad de firmar sus primeros contratos profesionales, también se trata de que los clubes faciliten una cancha y un camerino para cambiarse. Que cuando viajen a los partidos, lo hagan en buses con todas las seguridades; que se alojen en buenos hoteles y que reciban todas las comidas”.

Para Eddison Méndez hay clubes que aún deben recorrer un largo camino. “Todavía hay jugadoras que llegan caminando desde sus casas porque no tienen dinero para el autobús. Otras que vienen sin desayunar y que tampoco comieron la noche anterior”. Esas carencias son parte de las objeciones que hace el estratega y en la cual también están laborando a través del movimiento.

Origen.  
Eddison Aníbal Méndez. Nació hace 33 años en Cuenca. Es Ingeniero en Prevención de Riesgos.

Palmarés. 
Fue jugador de fútbol y de rugby antes de ser DT de fútbol femenino. En Carneras dirige a niñas desde los 4 a los 15. Con la Sub 16 estuvo en Paraguay en el Torneo Desarrollo de la Conmebol.

La Superliga femenina ecuatoriana pudiera iniciarse en agosto
Exámenes médicos y físicos, antes de retomar las actividades deportivas