El Banco del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (Biess) aplicará desde junio del 2020 tres nuevos beneficios para los afiliados que tengan problemas para pagar sus hipotecarios.

El primero es la posibilidad de refinanciar o reestructurar los créditos por hasta 30 años sin contar con las cuotas ya pagadas hasta la fecha. Antes, por ejemplo, un afiliado que llevaba diez años pagando un hipotecario solo podía extender el crédito por 20 años más. Con el cambio, esa persona podrá ampliarlo por 30 años. Con ello, en total, ese crédito tendrá un plazo de 40 años.

El segundo beneficio es que para refinanciar o para acceder a una novación de un préstamo no se considerará por tres meses el endeudamiento registrado en el Buró de Crédito.

Finalmente, el Biess incrementará por tres meses el porcentaje de la capacidad de endeudamiento del afiliado, con el objetivo de que ellos puedan acceder a las novaciones de los préstamos. Hoy, este porcentaje es del 40%, aunque el Biess no detalló de cuánto será a partir de junio próximo.

Estas medidas buscan dar alivio a los clientes que se han visto afectados por efectos de la emergencia sanitaria que vive el país. Según el Biess, se registran 130 131 afiliados menos.

Además, la morosidad está aumentando. Datos de la entidad señalan que antes de la emergencia unos 25 000 afiliados estaban en mora en sus hipotecarios, pero la cifra podría llegar a 50 000 a fin de año.

La liquidez del Banco también ha bajado porque el Estado no está cumpliendo con los aportes del 40% para pensiones desde octubre pasado, que suma USD 1 336 millones.

El gerente del Biess, Vinicio Troncoso, presentó una hoja de ruta para el manejo de crisis de la seguridad social.

Ese plan contempla diez acciones, entre ellas, establecer un acuerdo de pago del 40% del aporte estatal.

Se plantea que el Ministerio de Finanzas pague en efectivo USD 145 millones por este rubro a partir de agosto del 2020 hasta diciembre 2020. Se propone formar un Consejo de Dirección, con veedurías, para transparentar los procesos.

Otra medida es reperfilar USD 2 400 millones de deuda en bonos del Estado que tiene la seguridad social para obtener mejores rendimientos, dice el documento.

Y, además, se plantea ejecutar programas de préstamos con garantía de los activos bonos del Estado o la titularización de cartera de quirografarios o hipotecarios no antes de septiembre del 2020.