La emergencia sanitaria por el covid-19 fue la razón por la cual solamente 42 personas (entre policías, militares, ministros y asambleístas) asistieron el domingo 24 de mayo del 2020 al Informe a la Nación del presidente de la República, Lenín Moreno. El discurso lo encaminó a su año final al frente del Gobierno del Ecuador.

En el Informe, el presidente Moreno señaló que su último año de mandato estará especialmente enfocado en cuatro ejes: salud, alimentación, empleo y dolarización.

“Hoy, ante la situación que vivimos, las prioridades del país son: primero preservar la salud de todos. Segundo, asegurar la supervivencia de los que no tienen ni siquiera tienen para alimentación. Tercero reactivar la economía para proteger el empleo. Cuarto: cuidar a toda costa la dolarización”, dijo el Presidente.

Allí explicó que su intervención en el Pleno de la Asamblea Nacional era una demostración de cómo se debe asumir la nueva normalidad. “Estoy aquí porque es importante que, con todas las precauciones, ya aun sabiendo que hay riesgos, nos adaptemos a esta nueva normalidad”.

El Primer Mandatario señaló que durante la emergencia por el covid-19 se destinaron USD 760 millones para el sector de la salud. Destacó el nuevo sistema de compras públicas que -dijo- ya no permitirá la compra individual de insumos.

Dicha decisión se tomó después de los casos de corrupción que se detectaron en la contratación de insumos como mascarillas, fundas para cadáveres y kits alimentarios.

“Mientras atendemos la pandemia debemos atender la necesidad de alimentación de millones de ecuatorianos. Hemos entregado más de un millón de kits alimentarios”, señaló. En las próximas semanas, dijo Moreno, llegarán a más de 8 millones de familias con los kits de alimentación.

Además, Sostuvo que la pandemia alteró los planes y proyectos que estaban en marcha en el país y el mundo. El Primer Mandatario se refirió a la situación particular que afrontó Guayaquil, epicentro de los contagios del covid-19.

Destacó que el vicepresidente Otto Sonnenholzner, acompañado de otros ministros, se hayan desplazado a esta ciudad para atender la emergencia. “Gracias Otto, gracias amigos ministros por haber puesto su vida en riesgo cuando nadie más quería hacerlo”, dijo.

“Apenas iniciada la emergencia -agregó el Primer Mandatario- priorizamos la inversión, y destinamos más de USD 650 millones para la atención en salud e iniciamos, paralelamente, la protección a los más vulnerables. Creamos el Bono de Protección Emergente, un Bono de Protección Familiar, al que destinamos USD 45 millones, para atender a 950 000 familias”.

El presidente Moreno explicó que 2 millones de ecuatorianos recibieron atención por el covid-19, tanto en la plataforma telefónica 171 como en la aplicación SaludEc. “Nuestras iniciativas tecnológicas fueron reconocidas por organismos internacionales como la Cepal y la OEA”.

Tuvo palabras de agradecimiento para los salubristas, médicos y personal de salud, que han brindado sus servicios a los ciudadanos. “Quiero -aseguró el Presidente Moreno- reiterar la gratitud del país a la labor heroica de médicos, enfermeros, auxiliares, camilleros, personal de servicios, conductores de ambulancias. ¡17 millones de ecuatorianos les abrazan y agradecen!”.

“Impulsados por la tragedia, ¡todos trabajamos por todos! ¡Gobierno, sector privado, empresas, organizaciones independientes, ciudadanía, líderes sociales y políticos, autoridades locales e internacionales…!, como tiene que ser entre hermanos que somos.

Finalmente, en el plano económico, el Primer Mandatario insistió en que una de sus preocupaciones básicas será proteger la dolarización par mantener la economía del país.

“Para que la dolarización se mantenga, debemos sanear nuestras finanzas públicas. Mientras yo sea Presidente, la dolarización será cuidada, protegida y atesorada. Muchas veces, los esfuerzos y sacrificios que pedimos no son populares. Pasó lo mismo al inicio de esta pandemia, cuando fuimos el primer país en pedir el distanciamiento social”.

Contribuciones en casos excepcionales

El presidente Lenín Moreno dijo que insistirá en buscar mecanismos para que empresas y personas con altos ingresos contribuyan para la crisis. Remarcó que “no abusará” de su facultad de veto para la Ley de Apoyo Humanitario, que aprobó la Asamblea.

“Aceptaré la sugerencia que se discutió en el trámite de la ley, respecto de la facultad que me da la Constitución, en casos de excepción, para que quien gana más de USD 5 000 al mes, adelante un porcentaje de sus impuestos. Lo mismo le pediremos a las grandes empresas que no han visto afectados sus ingresos, durante la pandemia”. Aseguró que lo recaudado se destinará a proyectos sociales y el programa de créditos Reactívate Ecuador.

Créditos al 5% se aplican desde este 25 de mayo del 2020

El presidente Moreno anunció que con el programa de crédito Reactívate Ecuador, el Gobierno entregará desde este 25 de mayo del 2020 USD 1 000 millones a los micro, pequeños y medianos empresarios, al 5% de interés y a 36 meses plazo.

Mientras tanto, en lo educativo, hasta mayo del 2021, se propone inicial para niños y niñas de 3 y 4 años, que no son atendidos en este nivel. “Rehabilitaremos la infraestructura de 800 unidades comunitarias”.

En lo que respecta a salud, se mejorará la estrategia Médico del Barrio. También continuará el Plan Intersectorial de Alimentación y Nutrición Ecuador 2018 -2025. Moreno dijo que el Estado cumplirá la meta de lactancia materna en los seis primeros meses de vida.

Reformas para impedir corrupción

Los casos de corrupción han marcado la emergencia sanitaria. Se detectaron irregularidades en contratos de mascarillas, bolsas para cadáveres y kits alimenticios.

El Primer Mandatario habló del nuevo sistema unificado de compras públicas para evitar las compras individuales. Moreno dijo que planteará dos reformas legales para que las sanciones penales sean mucho más drásticas en casos de corrupción durante alguna emergencia y para blindar la compra pública, también en casos de emergencia.

Además, pidió que se aprueben dos leyes para que bienes de los corruptos pasen a manos del Estado, y para dar incentivos para quienes informen sobre bienes producto de la corrupción.

Más coordinación entre funciones

El presidente del Parlamento, César Litardo (AP), demandó del Ejecutivo una mayor coordinación para el trámite de normas. Además, Litardo defendió el papel de control político que ejerce esta Función. Señaló que “la fiscalización es un compromiso institucional, no es una asignatura pendiente”. Moreno pidió que permitan que el Gabinete de Gobierno haga su trabajo y que actúen con “prudencia” al fiscalizar.

Mientras que el correísmo organizaba un cacerolazo, Moreno recordó que el gasto del gobierno de Rafael Correa se financió con USD 60 000 millones de deuda. “Tuvimos que restaurar el equilibrio democrático en un país dominado por el acaparamiento de poder, por el odio”, dijo.