Durante dos años trabajó como carpintero en un local arrendado en La Legarda, un barrio del norte quiteño. La crisis sanitaria del covid-19 obligó a que el negocio de Alberto Fuentes permaneciera cerrado desde el 16 de marzo.