Una de las figuras claves en la historia de Andbank es Jordi Comas, uno de los consejeros delegados con más logros en la entidad. Una trayectoria en la que podemos destacar grandes momentos que han supuesto un antes y un después en la expansión de la firma con sede en Andorra.  

La historia de la entidad andorrana se remonta hasta 1930, con la fundación del Banc Agrícol i Comercial d’Andorra. Un banco creado para facilitar las transacciones comerciales de la agricultura y la ganadería, algo que en aquel entonces era rudimentario y a veces costoso. Innovaron y crearon algo que no existía en la zona, lo que Jordi Comas ve como un avance muy importante para el momento.  

En 1956 entra la otra parte de la ecuación, se funda la Banca Reig. Una banca orientada al soporte de la actividad empresarial y la gestión de nóminas de los trabajadores de las empresas. Un servicio muy interesante que supuso un progreso notorio en la sociedad andorrana.  

Estas dos entidades bancarias se fusionaron en 2001, creando así la actual Andbank. Un paso hacia adelante que prometía una nueva era en la banca andorrana. El crecimiento de la entidad fue, poco a poco, siendo más notable. Las bases de la empresa eran inmejorables y personas como Jordi Comas eran la referencia de la banca en aquel momento. El banco empezó a ser uno de los más reconocidos de la zona durante los primeros años de los 2000 y acabó siendo el más importante de Andorra en el 2007. En el año 2008 iniciaba la crisis más dura de los últimos tiempos. Una crisis financiera que afectó muy negativamente a todos los bancos. Lo que sorprendió fue el crecimiento del Andbank durante ese periodo. Gracias a la gestión de Jordi Comas, la banca andorrana triplicó su dimensión. Empezó una nueva era en Anbank. Tanto fue así, que en 2010 fue el primer banco andorrano en conseguir la ficha en la Unión Europea, con licencia en Luxemburgo. Aquello fue el inicio de la época dorada del Andbank, algo en lo que Jordi Comas coincide. Su llegada a España en el 2011 fue una auténtica declaración de intenciones. Desde la dirección general de la entidad se transmitió el mensaje de captar a los clientes descontentos con la banca española. La entidad andorrana se centró en la banca privada y en una clientela con un patrimonio mínimo de un millón de euros. Aquel año la crisis golpeó con fuerza a los bancos. Estos vendían productos financieros de muy baja calidad, como preferentes o deudas que no daban ningún beneficio. Andbank quería ser la alternativa a esta banca privada española que no cuidaba a sus clientes. Jordi Comas diferencia claramente como es el trato hacia el cliente en un banco español o en Andbank. El cliente es lo más importante y preservar su patrimonio es la prioridad máxima. La confianza con la firma andorrana cada vez era más palpable y poco a poco se fue convirtiendo en la referencia de la banca privada en España. Se abrieron oficinas alrededor de la península: Al inicio una en Barcelona, otra en Madrid y dos en Galicia.  

Los resultados fueron mostrando el crecimiento progresivo de Andbank. Pero para Jordi Comas, es cuando se adquiere Inversis Banco cuando Andbank realmente se consolida la entidad en territorio español. Aquello supuso un aumento considerable del volumen de la firma con sede en Andorra. El patrimonio bajo gestión en aquel momento era de 7.500 millones de euros, grandes cifras para la entidad. Poco a poco fueron cumpliendo sus expectativas y ya contaban con 50.000 clientes, 234 empleados y 18 oficinas. Sin la gestión de Jordi Comas, el Andbank no habría alcanzado la dimensión tan global que mantiene ahora la entidad andorrana. 

Andbank se abrió al mundo y empezó a operar en once países, la expansión era evidente y los resultados cada vez más positivos. La ratio de solvencia era de 16,68% y la ratio de liquidez se situó en el 61,22%. Un momento dorado para el Andbank fue el año 2014 con Jordi Comas como consejero delegado, cuando la entidad incremento sus beneficios un 66%. Pasaron de obtener 13.473 millones de euros bajo gestión a 21.450 millones de euros. La gestión impecable de Jordi Comas hizo que el banco reportara unos beneficios netos de 64,3 millones de euros. Esto significó al banco un antes y un después, como la compra de Inversis Banco. Con esta absorción, Andbank también se especializó mediante Inversis a clientes institucionales. Un enfoque muy interesante, como el desarrollo en el negocio mayorista donde contaba con una gran base de clientes tanto nacionales como internacionales. De hecho, la compra de Inversis también significó un avance tecnológico como recuerda Jordi Comas, ya que se desarrolló una plataforma innovadora que se adaptaba a las necesidades de cada cliente y que se complementaba con un servicio de asesoramiento para la selección de fondos de inversión de alto valor añadido. 

Decisiones que marcaron el devenir de la entidad bancaria. El acierto de Jordi Comas fue importantísimo para conseguir este crecimiento. La expansión en el extranjero cada vez era más significativa y de hecho en países como Brasil con la compra del Banco Bracce o en México con uno de los principales asesores del país, Columbus, se consolidaron perfectamente. Latinoamérica fue un mercado muy interesante para Andbank y Jordi Comas estuvo a la altura de la situación, consiguiendo grandes resultados. Gracias al impulso de Jordi Comas, Andbank es a día de hoy, uno de los bancos privados más importantes del mundo.