La Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid) y el Gobierno de Ecuador suscribieron un acuerdo de asistencia por USD 62,5 millones. Así lo anunció la Embajada de EE.UU. en el país, este martes 29 de septiembre del 2020.

El convenio bilateral, que durará cinco años, servirá para que el país alcance los Objetivos de Desarrollo. El plan se enfocará en dos áreas principales: la gobernanza democrática, y la reactivación económica, a través del medio ambiente y energía.

En la suscripción del acuerdo participó el canciller de la República, Luis Gallegos; el embajador de EE.UU. en Ecuador, Michael J. Fitzpatrick; y el subadministrador Adjunto Senior de USAID para América Latina y el Caribe, Joshua Hodges.

El programa de Usaid buscará fortalecer las instituciones públicas, mejorar el apoyo ciudadano para una mayor capacidad de respuesta a la gobernabilidad democrática y promover la colaboración internacional, según las prioridades de Carondelet.

“Al igual que lo hizo en el pasado, Usaid apoyará al Ecuador trabajando de manera respetuosa, transparente y colaborativa junto al gobierno ecuatoriano, la sociedad civil, la academia, el sector privado y demás sectores del país”, comentó Fitzpatrick.

Las tareas para alcanzar los Objetivos de Desarrollo, precisó la embajada estadounidense, incluirán el apoyo a iniciativas ciudadanas en defensa de los derechos humanos, promoción de los derechos civiles y políticos, lucha contra la corrupción, protección y promoción de los derechos de los defensores del medio ambiente y otras poblaciones vulnerables, incluidos los pueblos indígenas.
  
El programa, asimismo, buscará contribuir a la recuperación económica del Ecuador. El acuerdo contempla facilitar inversiones sostenibles en proyectos del medioambiente, energía y otros sectores que generan ingresos. “Esta parte del programa de Usaid enfatizará un aumento en la participación activa del sector privado, en el proceso de crecimiento y recuperación económica del Ecuador”, señala el comunicado.

El acuerdo incluirá actividades como manejo de bosques, protección de la vida silvestre, inversión en energías renovables y asistencia para robustecer las políticas ambientales. Como parte del programa, la Usaid colaborará “estrechamente” con otras agencias del Gobierno de EE.UU, entre ellas, la Corporación de Financiamiento para el Desarrollo y el Departamento de Agricultura.