El delantero brasileño Robinho volvió a negar los abusos supuestamente cometidos por él en un caso que le condenó a nueve años de prisión por violencia sexual y afirmó que su “crimen” fue “no haber sido fiel” a su esposa, en una entrevista publicada este sábado por el portal UOL Esporte.

“El error fue no haber sido fiel a mi esposa, no cometí ningún error de violar a alguien, de abusar de alguna chica o salir con ella sin su consentimiento”, expresó el futbolista, un día después de que su fichaje con el Santos brasileño fuera rescindido ante las presiones por la condena dictaminada por la Justicia italiana.

Robinho y un amigo suyo, Ricardo Falco, fueron condenados en primera instancia por un tribunal de Milán por supuestamente participar en una violación colectiva contra una joven de origen albanés, entonces con 23 años, en 2013, durante una fiesta en una discoteca de la ciudad italiana.

El futbolista, rodeado de varios abogados y representantes que interrumpieron la entrevista en repetidas ocasiones, admitió que tuvo contacto íntimo “consentido” con la joven, pero que no llegó a mantener “relaciones sexuales” con ella.

“No tuve relación sexual con ella. Tuvimos relación entre hombre y mujer, relaciones que hombre tiene con la mujer, pero no llegó a haber ninguna relación sexual, ninguna penetración, nada de eso”, expresó. Robinho dijo que él y la joven comenzaron a “tener contacto con consentimiento” de ambos, se tocaron por “algunos minutos” y, enseguida, el jugador se fue a casa solo, mientras que la chica se quedó en la discoteca con sus amigos.

“Mis amigos me contaron el día siguiente que, con el consentimiento de la chica, se enrollaron con ella, se relacionaron sexualmente porque ella quiso. Y que ellos salieron de la discoteca con la misma chica y se fueron a otra discoteca”, afirmó.

“Yo me estoy defendiendo. Los chicos, si hicieron algo con ella, no puedo hablar por ellos. Yo sé qué hice con ella y con su consentimiento”, insistió.
Preguntado sobre los pinchazos telefónicos filtrados la víspera por el portal GloboEsporte, los cuales aparecen transcritos en la sentencia de la Justicia italiana, Robinho criticó la “falta de contexto” de los diálogos, pero fue interrumpido por sus representantes, quienes lo orientaron a no comentar las conversaciones.

“Me gustaría contar, pero puede que eso me perjudique. Yo confío en la Justicia italiana. No te puedo responder exactamente, pero seguro, sin dudas, hay mucha cosa que salió del contexto”, contestó. En uno de los diálogos filtrados, el músico Jairo Chagas, que actuó en la discoteca la noche de la violación colectiva, expresó a Robinho su preocupación sobre el avance de las investigaciones, a lo que el jugador respondió: “Me río porque me importa un comino, la mujer estaba completamente borracha, ni siquiera sabe lo que pasó”.

Sin embargo, en la entrevista de este sábado Robinho negó haber ofrecido bebida alcohólica a la mujer y cuestionó el estado de embriaguez de la víctima, si bien admitió “no recordar” todo lo que pasó aquella noche.
“Cuando ella se acercó a mí, ella no estaba embriagada, incluso porque ella recuerda mi nombre, recuerda quién yo soy. La persona que bebe no se acuerda de nada. Ella se acuerda”, afirmó.

Asimismo, el jugador sostuvo que la chica no sufrió abusos porque acompañó a sus supuestos atacantes a otra fiesta. “El hecho de que ella salió después hacia otra discoteca con los chicos, eso muestra que ella no fue abusada”, dijo.
“La persona que recibe un abuso… nunca recibí ni nadie de mi familia, gracias a Dios, que es algo muy serio, ella jamás saldría de allí para ir a otro lugar con esos mismos chicos”, completó.