Para Fernando Haberer, el expresionismo abstracto sólo fue aquello que acompañó a sus pinturas, las mismas que destacaban acercamientos estilizados y figuras en las que dominaban colores saturados. Padre del figurativismo contemporáneo, Fernando Haberer, con 75 años, ha protagonizado grandes exhibiciones desde hace décadas. Su importancia recae en la experimentación de la forma y la estructura de la pintura y cómo es que el espectador las observa.