ISA, la empresa de interconexión eléctrica que creó hace 54 años el entonces presidente Carlos Lleras Restrepo, ha sido manejada durante más de medio siglo con tanto acierto, con tan formidable código de gobierno corporativo que la rige y con admirable gestión de diversificación que hoy se sitúa entre las tres mejores empresas del país, y revistas internacionales especializadas no vacilan en ubicarla en un buen lugar entre las cien mejores compañías de América Latina.

Más de Yamid: ‘Si no me meto en esta campaña, no lo haré después’: Marta L. Ramírez

Bernardo Vargas Gibsone es su presidente desde hace seis años. El alto ejecutivo, quien llegó a la empresa luego de su exitoso tránsito por la banca de inversión, bogotano, ‘rolo de pura cepa’, se califica, comenta en la siguiente entrevista la anunciada próxima venta de ISA a Ecopetrol.

También: ‘Muy pronto habrá encuentro entre los presidentes Duque y Biden’

Vargas no objeta la operación, pero pide conservar “el talento de toda su gente”, y mantener el gobierno corporativo de la gigantesca empresa.

A raíz de la compra que Ecopetrol proyecta de ISA, el país se ha familiarizado con el nombre de esa empresa. ¿Qué es ISA?

ISA es un grupo empresarial colombiano con presencia multilatina, listado en bolsa en Colombia y en Brasil, con más de 53 años de experiencia y trayectoria, altamente diversificado y que hoy opera en los negocios de energía eléctrica, vías y telecomunicaciones y TIC, a través de 51 empresas.

¿Y cuál ha sido el resultado de esa presencia internacional?

ISA es líder en todos los mercados en los que participa y en negocios que son considerados en muchos países como estratégicos.

¿Por qué es tan importante en transmisión de energía eléctrica de alta tensión?

ISA es el operador con la mayor participación de mercado en Colombia y Perú. En Brasil es, posiblemente, el mayor operador privado en este negocio; es líder en la operación de autopistas de peaje interurbanas en Chile, a través de su filial Intervial, y en telecomunicaciones, su filial InterNexa opera una de las mayores redes de fibra óptica de la región, desde la Florida hasta la Patagonia.

En resumen, es una de las compañías más relevantes en el desarrollo de infraestructura en América Latina.

¿Qué tan comprometida está ISA con el cambio climático?

Es una empresa que, además de rentable y competitiva, tiene una trayectoria en materia de ética y transparencia corporativa que la hace referente en Colombia y en la región y es reconocida también por su compromiso en asuntos de agenda global como el cambio climático.

También: ‘En Colombia no hay narcorrepúblicas independientes’

Por más de cinco décadas, ha trabajado no solo por el desarrollo de infraestructura, que es motor de crecimiento, sino también en el fortalecimiento territorial, la protección del medioambiente y la construcción de tejido social en los países donde tiene presencia. Todo lo anterior está plasmado en su propósito hermoso de hacer ‘Conexiones que inspiran’.

¿Qué es lo que hace a ISA tan rentable?

Es el principal transportador de energía eléctrica en Latinoamérica con una red de 47.358 kilómetros de circuito de alta tensión y 95.720 MVA (megavoltioamperios) de transformación. En vías, es el mayor operador de carreteras interurbanas en Chile con más de 1.000 kilómetros.

En este negocio, en Colombia, con la adquisición de la Ruta Costera Cartagena -Barranquilla, una de las más emblemáticas del país, que, además, es Premio Panamericano de Desarrollo Sostenible, Premio Nacional de Ingeniería y Premio Nacional Ambiental. En telecomunicaciones, InterNexa brinda soluciones digitales en conexiones IP, nube y ciberseguridad a múltiples clientes en Latinoamérica, con una red de más de 54.000 kilómetros de fibra óptica en operación.

¿En cuántos países está?

Tiene presencia en Colombia, Brasil, Chile, Perú, Bolivia, Argentina y Centroamérica.

¿Quiénes son sus accionistas?

Los dueños de ISA son la Nación con el 51,4 por ciento y EPM con el 8,82 por ciento, fondos de pensiones colombianos, con un 21,52 por ciento, fondos de inversión institucionales extranjeros y más de 24.000 accionistas personas naturales, que han sido fieles seguidores de la compañía desde el año 2000.

¿Cuál ha sido el comportamiento de ISA en la bolsa?

El año pasado, la acción de ISA fue la estrella de la Bolsa de Colombia con una valorización superior al 31 por ciento, cuando el índice de la bolsa cayó un 13,5 por ciento. De hecho, al momento de ingresar como presidente del Grupo, la acción rondaba los 6.000 pesos y, en el inicio de este año, alcanzó un nivel máximo cercano a los 30.000 pesos; una multiplicación por cinco del valor para sus accionistas.

Con semejantes cifras, ¿cuál es su valor de mercado?

Al cierre del 2020, su capitalización bursátil llegó a cerca de 28 billones de pesos, que, llevado a dólares, es alrededor de US$ 7.700 millones. Según los analistas que siguen a ISA, este valor es consecuencia de unos ingresos estables, bien diversificados y fácilmente predecibles.

Ecopetrol se dispone a comprar el 51,4 por ciento de las acciones que el Estado tiene en ISA. ¿Qué opinión tiene usted sobre esa operación?

Según conversaciones que he podido tener recientemente con los líderes de Ecopetrol, esta es una operación que se ha pensado con muchísimo cuidado y que, según ellos, agrega un valor importante a esa compañía. No tengo ningún elemento para dudar que eso sea así.

Es decir, ¿desde ISA están totalmente disponibles?

Sí, señor. Dispuestos para aportar a esta operación desde nuestro conocimiento e información, en la medida que nuestro dueño mayoritario lo requiera.

¿Usted proyecta continuar al frente de ISA?

Permaneceré en la compañía hasta tanto pueda continuar agregando valor, en línea con la visión estratégica y con los valores que defiendo.

De todas maneras, ¿a ISA le asalta alguna preocupación?

Nuestra preocupación es que el gobierno corporativo de ISA y su autonomía operativa sean mantenidos y protegidos como lo declaró Ecopetrol en su anuncio de intención de compra. Ecopetrol mismo reconoce que esto es fundamental para preservar el valor de la compañía una vez hecha la transacción, pues ello garantiza el compromiso de su gente y de su senda estratégica de crecimiento rentable.

El gobierno corporativo supone una gran alianza entre los accionistas, las directivas, la administración y los esquemas de atracción a la inversión. ¿Cómo ha logrado una empresa pública como ISA practicar con éxito esta fórmula que parecía en Colombia exclusiva de la empresa privada?

El buen gobierno corporativo de ISA ha sido una construcción de años liderada por la junta directiva de la sociedad, con el propósito de blindar a la empresa de injerencias externas que puedan demeritar su capacidad e independencia en la toma de decisiones.

De interés: ‘El secretismo que rodea adquisición de las vacunas no ha sido bueno’

En esa dirección, los principios de gobierno corporativo han venido siendo incorporados en los estatutos de la empresa, haciéndola referente en esta materia no solo entre empresas de carácter mixto en su capital, sino de cualquier empresa de su tamaño, como se evidencia al haber sido merecedora del premio Alas20 de gobierno corporativo.

¿Cuáles serían las columnas vertebrales que ISA debería conservar en caso de que se realice la compra?

La columna vertebral y principal virtud de ISA es su gente. Los equipos de ISA en todos los negocios no tienen nada que envidiar a ninguna otra compañía regional y muchas internacionales en materia de conocimiento técnico, experiencia operativa, principios y valores de rectitud y transparencia.

Es decir, usted pide, claramente, mantener a la gente que hoy trabaja en ISA…

Lo más importante es cuidar a su gente. Además, ISA viene guiada desde su propósito de crecimiento rentable, enmarcado en el concepto de valor sostenible, que constituye la base de su estrategia al 2030 con metas claras y medibles, trazadas dentro de los más exigentes estándares corporativos a nivel internacional.

¿Cómo ha logrado usted, durante sus años al frente de ISA, diversificar a ISA?

Ese logro no es mío, sino de mis antecesores en la presidencia de ISA, quienes con gran visión y lucidez entendieron que para alejarla de la obsolescencia era fundamental emprender una diversificación en geografías y en negocios.

La junta directiva de ISA y la administración actual lo único que han hecho es profundizar ese legado con decisiones que a la postre han resultado acertadas para que, al menos en los años que llevo en este cargo, cada año podamos ganarle a la historia en nuestros resultados financieros.

Por lo general, las empresas de economía oficial, e incluso las de economía mixta, no son ejemplo de gran rentabilidad ni de buen manejo. ¿Cómo logró convertir a ISA en la antítesis de lo habitual?

Yo siempre digo que ISA es una empresa ‘improbable’ puesto que es evidencia contraria a los clichés típicos de una empresa con propiedad del gobierno. Es común describir a empresas con propiedad gubernamental como ineficientes, poco rentables e incluso corruptas. ISA es todo lo contrario y es un magnífico ejemplo de que el Gobierno puede ser un buen socio.

Si no fuera porque el Gobierno colombiano como dueño mayoritario ha propendido a lo largo de los años por fortalecer el gobierno corporativo de ISA, no podríamos estar contando la historia de éxito que estamos comentando hoy.

A propósito, ¿cómo llegó usted a la presidencia de ISA?

Siendo banquero de inversión fui invitado a ser parte de la junta directiva de ISA. En el momento en que Luis Fernando Alarcón decide retirarse, la empresa cazatalentos contratada para la escogencia del nuevo presidente me invitó a participar en el proceso y después de varios meses de entrevistas, la junta directiva de ISA me escogió para este honroso cargo.

¿Las inversiones de ISA en Brasil, Perú y Panamá, países que atraviesan momentos de agitación política y electoral, podrían estar en riesgo?

Cualquier empresa multilatina que opera en esta región debe estar atenta a las vicisitudes económicas y políticas que son comunes en esta región, y, por lo tanto, requiere un análisis de entorno y de riesgos disciplinado y estructurado, con un seguimiento metodológico sofisticado y apoyado por juntas directivas en la matriz y en las filiales del mayor nivel para ayudar a que las decisiones de inversión, aunque tomadas en medio de incertidumbre, surtan el análisis necesario para mitigar esos riesgos en la medida de lo posible.

¿Qué pasó con el proyecto de interconexión eléctrica con Panamá?

El proyecto de Interconexión Eléctrica entre Colombia y Panamá es clave para la consolidación del mercado eléctrico regional y para impulsar la competitividad y eficiencia de la región, pues permite el acceso a nuevas fuentes renovables, contribuye a la optimización del uso de los recursos energéticos disponibles y aumenta la confiabilidad del sistema en toda la región.

Pero ¿el proyecto no está medio estancado?

No. Ambos países vienen avanzando para hacer el proyecto una realidad; ya se suscribió un Acuerdo Bilateral de Complementación, en el marco del Proyecto Mesoamérica, con lineamientos generales e instrucciones para establecer definiciones específicas, y, sobre esa base y a partir de las autorizaciones obtenidas, se están ejecutando los estudios técnicos y ambientales detallados.

YAMID AMAT
ESPECIAL PARA EL TIEMPO

– ‘La paz con las Farc no está en peligro’: Juan Manuel Santos